VacúnateYa!

Giovanny Romero: “Deben encerrar a Cipriani en las catacumbas”

Director Ejecutivo del Movimiento Homosexual de Lima (Mhol) espera que pronto sean reconocidos los derechos de LGTB.

Publicado: 2014-02-12

Hace exactamente 5 meses, el 12 de setiembre del 2013, fue presentada en el Congreso una ley de unión civil que beneficiaría a los homosexuales en el Perú. Actualmente, los poderes del Estado (y la Iglesia, por ejemplo) están distraídos en disputas dentro del Gobierno, en escándalos de corrupción, y no se fijan en la interminable espera que mantienen estas personas, víctimas de discriminación desde hace varios años.  

Por otro lado, en Argentina una editorial de nombre ‘Molinos del Viento’ se convierte en la primera en difundir textos infantiles de familias homoparentales (con personas del mismo sexo) en formato de papel. Es decir, empieza a trabajar en la cultura de su sociedad, después de haber establecido las leyes. Giovanny Romero Infante es Director Ejecutivo del Movimiento Homosexual de Lima (Mhol) y un orgulloso defensor de la igualdad, que espera pronto gozar de la inclusión social que tan poco experimentan.


¿Qué opinas sobre la publicación impresa de unos cuentos para niños sobre parejas homoparentales de una editorial argentina?
Argentina en general es un ejemplo para todo nuestro continente. Ahora están haciendo esfuerzos para educar a su sociedad. Pasos como este son fundamentales, porque muchas veces las luchas de los movimientos de gays, lesbianas y trans se reducen al matrimonio igualitario, cuando eso es una de las tantas demandas que hay y es incluso simbólico, porque si eso se aprueba no es que hoy día se va a acabar la discriminación, lo que se ha sucedido en Argentina o España es que al día siguiente de haberse aprobado el matrimonio igualitario, ya éramos iguales ante la ley pero en la práctica no. Entonces el siguiente paso es la transformación cultural.
En Puerto Rico, en cambio, primero están tratando de hacer cambio cultural (lesbianas van a plazas y leen cuentos de familias homoparentales) para luego instaurar la ley...
No hay recetas mágicas ni un solo camino. No se puede pensar en este momento en solamente ir sobre lo jurídico. Para construir igualdad plena tenemos que ir por todas las vías, en Puerto Rico también hay iniciativas de cara al Estado, así como las hay en nuestro país.
¿El Mhol podría considerar ir a plazas y leer estos cuentos en el Perú?
Hay muy diversas formas de educar, consideramos que una de las formas fundamentales implica que las personas salgan del closet, implica que las parejas de gays de lesbianas pierdan el miedo y que se muestren en los espacios públicos para que cada vez sea más frecuente para las persona ver parejas gays, lesbianas, trans, en las calles, sin esconderse.
¿Crees que la difusión de estos cuentos en nuestro país funcionaría?
En el Perú y en cualquier parte del mundo.
Campaña de parejas imaginarias, cómo tomas la iniciativa?
Es un esfuerzo por visibilizar la existencia de LGTB, por dejar en claro que existimos y que eso no es absolutamente extraño ni nuevo. Lo que tendríamos que preguntarnos es por qué hay gente dentro del closet.
¿Y cuál es el motivo?
Es porque vivimos en una sociedad terrible, discriminadora, donde se vulnera sistemáticamente los derechos. Una sociedad en la que el Estado no garantiza los derechos iguales a todos los ciudadanos. El problema fundamental es que hay discriminaciones y hay violencias que no son socialmente toleradas y otras que sí. Si una persona es discriminada por su etnia, por su color de piel, por ser mujer, va a haber una sanción tanto penal como social, sin embargo en nuestro país una persona que es discriminada por ser lesbiana, travesti, gay u homosexual lo más probable es que eso quede impune.
¿Consideras que la ley presentada por Carlos Bruce hace cinco meses es un buen esfuerzo?
Bruce no está haciendo absolutamente nada nuevo, esta es la cuarta propuesta legislativa que hay sobre el reconocimiento del derecho de las parejas homosexuales, la primera además se presentó en 1992, y como hasta ahora, quienes se opusieron fueron los fujimoristas. La propuesta de Bruce es probablemente la más ambiciosa. Sin embargo, nuestro país no está siguiendo el ritmo del continente, en Ecuador y Bolivia tienen la prohibición de la violencia homofóbica en su constitución, en el Perú se oponen.
¿Entonces el matrimonio igualitario ahora no tiene posibilidades?
Muy difícil. Empezando por que la constitución de los fujimoristas hace que el matrimonio igualitario sea inconstitucional, y debamos hacer una reforma constitucional, eso en este momento no es posible. Lo que es posible es la unión civil, entonces si esa es la posibilidad pues perfecto, a eso vamos.
El gobierno de Humala tiene como estandarte la inclusión social, sin embargo los excluyen a ustedes…
Bueno, Humala no está haciendo algo distinto a otros gobiernos. Alan García prometía el cambio responsable y aprobó una ley que sancionaba la homosexualidad, cosa que no sucedía en nuestro país desde 1836. Toledo también proponía un cambio con inclusión social y qué hizo, aprobó un Plan Nacional de Derechos Humanos que es el primer plan de su tipo en el mundo que, en lugar de reconocer derechos, los niega, porque incluso hay una cláusula de la iglesia católica que señala que en el Perú no se discutirá el matrimonio igualitario, entonces, ¿de qué estamos hablando?
¿Hay alguna acción que estén haciendo para buscar más aceptación?
No buscamos aceptación, no queremos migajas de la gente. Lo que exigimos es lo que nos corresponde: respeto. Y no venimos a rogarlo, no venimos a pretender ser santos. De lo que se trata es de exigir lo que nos corresponde a todos los ciudadanos: una vida digna y libre de violencia.
¿Y eso cuándo se va a dar?
Cuando alguien refunda a Juan Luis Cipriani en las catacumbas de alguna de las iglesias del Centro de Lima, cuando Humberto Lay sea encerrado en alguno de los cultos evangélicos, cuando buena parte de los cómicos de la televisión nacional sean, por fin, sancionados por la incitación al odio que hacen constantemente. Ese es un proceso social.

Escrito por

Ricardo Monzón Kcomt

Salesiano / Periodista / @lapalabracomun


Publicado en